<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8682120\x26blogName\x3dDiario+de+una+Albi%C3%B1oca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://elblogdebea.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://elblogdebea.blogspot.com/\x26vt\x3d475160472043326907', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>




Después de diez años sigue sin haber nada como sus tetas

0 comentarios


Llevo una hora tarareándote Pequeño vals vienés en brazos dando paseos por la habitación, tu madre ha caído mucho antes que tú. Te miro y no entiendo cómo algo, cualquier cosa, podía estar bien antes de tú llegar. 

Bienvenida, querida sobrina. Eres una tipa con suerte, tu hermano mayor va a aprender de la mejor.


1 comentarios

Enjoy the ride


Hice propósito de memorizar los números del proceso, el número de despacho, de turno, de información, lo hice pensando en escribir un post para contarte que las cosas no pasan por algo, las cosas pasan porque sí y ya. Hice el propósito pero la vida se me puso en el camino, la vida no se para porque tú quieras escribir algo, la vida no se para ni cuando una vida se para, justo ahí incluso parece acelerar aunque tú quieras pararte y que el mundo se quede ahí, quieto, en el aparcamiento, no salir del coche. Y ya.

La vida, querido sobrino, no se para. Y eso, a veces, asusta tanto como empezar a pedalear sin ruedines, y acabas igual, con las manos rojas de apretar el manillar y el latido en la garganta. El problema es que en la vida no hay DGT que prescriba casco obligatorio para protegerte en las caídas. 

0 comentarios


Tu bisabuela María era la mujer más supersticiosa del mundo, bueno, a lo mejor no la más pero era muy supersticiosa. Tenía oraciones para todo, para salir de casa, para encender una vela a las ánimas benditas, para echar el romero encender el brasero de cisco, para todo. 

Tu abuelo, su hijo, siempre que se derrama vino se moja los dedos y se santigua, desde hace poco también reza cuando pone el romero que ha cortado en un vaso, a lo mejor lo ha hecho siempre pero ahora es cuando ha empezado a hacerlo en alto. 

Tu madre, su nieta, aunque en lo último que cree últimamente es en la suerte, hizo todos los exámenes de la segunda carrera con una camiseta mía y el mismo boli. De aquellas tampoco le hubiera regalado jamás hortensias a una mujer que se quisiera quedar embarazada.

Yo hice todos los exámenes desde el instituto con los mismos pantalones (todos no, menos el primer examen práctico de conducir que, evidentemente, suspendí) y los llevé guardados en el maletín del portátil durante la defensa del proyecto de fin de carrera. Montaba un altar en la mesa de la habitación antes de cada examen y le rezaba, entre otros, a Judas Tadeo. Salía de casa siempre con los cascos puestos y el mismo CD en el discman aunque no le daba al play hasta que me montaba en el bus. No entraba en la escuela hasta que no sonaba entera la pista 6. A veces esperaba en la puerta a que terminase, a veces la volvía a poner si había cogido atasco y la había escuchado entera en el autobús. Ya podía tener que enfrentarme al peor de los problemas de programación concurrente que si había hecho el ritual una red de Petri se convertía en una partida de tres en rayas en las que empiezas en el centro.

Todo esto para decirte que las supersticiones, querido sobrino, son un engorro. La buena suerte está ahí, la mala también pero no vas a espantar a la una ni atraer a la otra por no vestir de una determinada manera o por no rezar en un determinado momento. Aún así, como ahora daría lo que fuese porque me cupiesen los pantalones azules que tengo guardados junto a la camiseta que usaba tu madre, repite conmigo

Romero bendito, romero sagrado
que fuiste nacido, sin ser plantado
por Jesús Nazareno te quemo
para que salga lo malo y entre lo bueno





1 comentarios

11/09/2001


El mundo se derrumbaba, literalmente, mientras follábamos como si no hubiera mañana en un sofá verde.

Es el único recuerdo feliz que aún le permito a lo que nunca fuimos. 

Apaga la tele que me da mal rollo.

0 comentarios

Las bicicletas son para el verano


Los veranos son como montar en bici. Hay paseos de ir silbando, paseos que haces sin manos, paseos en los que llenas la cesta, paseos en los que llevas a alguien en la barra, paseos de ir haciendo eses todo el rato, paseos en pandilla o paseos sin más. Y después están los paseos en los que te ponen la puta dinamo.


2 comentarios

El desamor a lo Fringe


La Bea del otro lado contestó Paso a eso de ¿me ayudas a repasar el examen? y en su blog no hay ni un solo post patrocinado por el rencor

1 comentarios

  • albinioca en gmail









ATOM 0.3


Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com